Futuro del Libro: “líquido” o “en red”

LECTURA

el-futuro-del-libro

Futuro del Libro: “Líquido” o “en Red”

Las discusiones sobre el futuro del libro se volvieron a calentar gracias a un artículo reciente de Kevin Kelly, autor respetado entre los digerati (intelectuales digitales). Llama a escanear los 35 millones de libros existentes para que todos tengamos acceso a su contenido. Una visión “no tan avanzada” si hemos de creer a Bob Stein, director del Instituto para el futuro del libro.

Toda la música ha sido digitalizada, dice, pero “apenas uno de cada 20 libros ha pasado de análogo a digital” explica Kelly. La biblioteca universal que permitiría que todos tengamos acceso a todo el conocimiento jamás publicado “carece de libros” y el ritmo actual de digitalización de más o menos un millón por año no es suficiente. Por esto, el ex jefe de redacción de Wired para el cual ocupa hoy las funciones de “inconformista veterano” Kelly nos invita a “Scan this book!” digitalizar este libro, todos los libros.

La versión digital de un libro es como su versión “líquida” explica Kelly. Permite fragmentarlo, remezclaro (remix) como si fuera una pieza de música.

San Francisco, California, 24.may.06

Más importante, “en la biblioteca universal, ningún libro será una isla.” Podemos poner vínculos entre ellos o agregar tags (etiquetas). Dos formas nuevas de crear relaciones explícitas. “El enlace y el tag podrían ser dos de las invenciones más importantes de los últimos 50 años” estima Kelly.

La novedad esencial, sin embargo, es la capacidad de abordar todos esos textos gracias a los motores de búsqueda que saben “domesticar el poder de las relaciones”. De ahí surge “una nueva cultura de interacción y de participación”.

Las propuestas de Kelly fueron consideradas suficientemente revolucionarias para que el New York Times Magazine las presentara en su edición del 14 de mayo como un “Manifiesto”.

De dónde, entonces, provienen las reticencias de Bob Stein?

La noción útil, para él, es la de “libro en red”. “Hemos decidido hace tiempo ver el libro como un vehículo para mover grandes ideas” nos explicó por teléfono. “El objetivo es alentar conversaciones alrededor de esos temas.” Los grandes libros causan debates en cafés o salones, en forma de artículos o de otros libros. Pero “Hasta hace poco, las conversaciones se mantenían afuera del libro,” estima. Ahora, el libro en red permite que “los nodos de la conversación estén adentro”.

Cita como ejemplo un libro puesto en línea por su instituto (futureofthebook.org/gamertheory/) en el cual los comentarios aparecen al lado del texto en vez de estar en otro lugar o abajo. “El sentido de estar adentro de un proceso dinámico es palpable” estima Stein, “da la sensación de compartir algo con el autor y con los demás lectores”.

Algo semejante pasa con los autores que empiezan un blog y un libro a la par. “Piensan en voz alta, atraen a un pequeño número de lectores que piensan con ellos”.

“Esta es una diferencia fundamental con el artículo de Kelly” me explicó Stein. “Mi impresión es que su concepción del autor y del libro son las mismas que en el mundo de la imprenta. Habla de búsqueda como entrada, y de la posibilidad de remezclar. Es bueno, pero muy menor comparado con la evolución del papel del autor y de los lectores.”

Lo importante es que esos intervengan. “Para lograrlo, el autor tiene que aceptar su participación creativa, no solo como receptores, como participantes en la búsqueda del conocimiento”.

Esta participación de los lectores en el proceso de creación “los libros serán mejores, tendrán una audiencia y seguirán viviendo”.

Stein y su equipo del Instituto para el futuro del libro basado en la Universidad de California del Sur están preocupados “por la reticencia para discutir grandes temas” que detectan en la sociedad de hoy. “Y por el momento no tenemos medios los suficientemente poderosos para lograrlo”.

Los medios desarrollados después de la segunda guerra mundial “tienen un increíble poder de emisión (broadcast), que sirve para controlar la audiencia y no para invitarla a abordar temas filosóficos”. La internet permite que cada uno tenga una voz. “Pero está siendo desarrollada cada vez más como un medio de emisión” (broadcast media). Stein espera que el “libro en red” contribuya a desarrollar nuevos tipos de libros “capaces de llevar a conversaciones ricas e importantes”.

Tanto Kelly como Stein caracterizan la digitalización del libro por su inserción en un universo relacional activo diferente del anterior. El primero insiste sobre el acceso universal al conocimiento y las relaciones entre libros mientras el segundo valora más las relaciones entre la gente alentadas por los libros. Más que dos concepciones de la tecnología son dos visiones de la sociedad.

Scan this Book (artículo de Kevin Kelly)

http://www.nytimes.com/2006/05/14/magazine/14publishing.html

The Institute for the Future of the Book

http://www.futureofthebook.org/

INVESTIGACIÓN

El futuro de los libros

artículo de Javier Casares publicado el 22 de Junio de 2006…

Ayer por la tarde hubo unas charlas llamadas El Futuro del Libro en Madrid, en las que, entre otras cosas, se habló de Google Books.

Entre los asistentes estuvo Marco Marinucci, responsable del Desarrollo Internacional de Google Books. Aunque no pudimos ir (cosas de la dispersidad geográfica de los componentes del equipo), el diario El Mundo hace un resumen interesante, que ampliaré a continuación con unas consultas que hice hace unas semanas a Google.

Un 75% de los 13 millones de libros que se producen al año en el mundo se olvidan o desaparecen, asegura Google. Ni quedan para el dominio público ni se vuelven a imprimir. La compañía del buscador ha asegurado que puede “sacarlos de ese limbo”, ha comentado Marco Marinucci, director de Desarrollo Internacional de Google Books.

Hay que tener en cuenta varios temas…

Por un lado, que la digitalización de los contenidos que aún están offline es algo imparable, que sucederá de una forma o de otra. Se estima que tan sólo entre el 10-20% de toda la información que hay en el mundo está online… lo que significa que aún queda mucho que digitalizar y poner en la red.

Ante el proceso de digitalización es importante que los propietarios de la información intenten participar en este proceso, si se empeñan en retener sus contenidos y que no se digitalicen, otros lo harán y la mayoría de los casos de forma ilegal (como ha pasado con la música, con las películas, o incluso en libros…).

Google ofrece a los propietarios de información relacionada con libros; editores y autores tienen la posibilidad de hacer una transición a modelos digitales respetando sus derechos y al tiempo dándolo al usuario la libertad que quiere.

Google tiene modelos de libro con dos partes importantes:

1. Proyecto para editores:

Las editoriales puede participar en Google Book como un canal adicional de distribución para dar a conocer sus libros, incluso vender. No se cobra por esto y los ingresos generados por la publicidad de estas páginas se comparten con un porcentaje mayoritario. Tienen tres formas de participar:

1. Aquellos que creen en este canal y no quieren limitación alguna a sus contenidos. Se puede buscar todo el contenido del libro y se muestra todo. El editor consigue más ventas como resultado de una mayor exposición del producto.

En todo caso se limita el uso ilegal de la información de la siguiente forma:

  • No se pueden ver más de 5 páginas en torno el término buscado (2 hacia delante, 2 hacia atrás).
  • Se desabilitan las opciones de copiar imagen y el botón derecho del ratón.
  • .Se deshabilita la opción de imprimir pantalla.

Un ejemplo sería el de [en un lugar de la mancha].

2. A los editores que están preocupados por la distribución ilegal de sus contenidos se les asegura un 5% del libro que aleatoriamente nunca podrá verse. Podrás hacer busquedas, pero no podrás ver la página donde está el resultado. Además existe la posibilidad de que si el editor lo solicita, el usuario se tenga que registrar para ver el contenido de su libro.

Un ejemplo [la bolsa].

3. Para editores excesivamente preocupados con el ©opyright de sus contenidos, sólo se muestran breves snippets (trocitos de página) donde está la búsqueda.

Ejemplo [en un lugar de la mancha]

2. Proyecto para bibliotecas

A las bibliotecas se les ofrece la posibilidad de digitalizar sus contenidos. Obviamente sólo se puede hacer de documentos / libros que están fuera de ©opyright. El resto de los que están bajo protección de derechos de autor y editor, pueden pedir que sus libros no se digitalicen. En este caso sólo se mostrarían los datos genéricos del libro (titulo, autor y edición) como en cualquier catalogo de biblioteca.

www.ojobuscador.com

MI OPINIÓN

¿Todavía lees un buen número de libros?, ¿Has dejado de leer en ese medio y prefieres la computadora?, ¿Hasta cuándo crees que se dejen de leer los libros como hasta ahora?

Son cuestionantes bastante fuertes, sin embargo también son reales, es así como se va tornando el mundo digital, no es que sea malo, solamente es una evolución común dentro de nuestro presente. Es así como llegamos a esta gran pregunta es malo dejar que los libros se puedan leer a través del Internet, es un gran paso y avance hacia nuestra cultura.

Tener a nuestro mas rápido y accesible alcance, a los mejores escritores, poetas, filósofos, etc. Es una de las mejores ideas. Es un avance y una evolución natural hacia la gente que le interesa seguir dentro del mundo de las letras, pero un paso mas adelante, un paso hacia la cultura dentro de cualquier persona con ansias de conocimiento.

Como negar la posibilidad de interacción con un gran autor, o tal vez no con ellos, pero sin con gente que tenga algo que aportar hacia nuestra mente y nuestro mundo. Dejar de cerrar puertas y es hora de abrir mas ventanas hacia lo que viene.


About this entry