Cultura

LECTURA

cultura

Cultura

Las diversidad de conceptos o nociones de Cultura se han gestado paulatinamente en el tiempo, en la actualidad 2007 en plena era del conocimiento y la globalización cuando se menciona a la cultura se refiere a las propias respuestas de una comunidad a sus circunstancias, a sus costumbres, a sus valores a sus expectativas, a sus recuerdos, a sus ritos, tradiciones, expresiones, instituciones, a su cotidianidad misma, a su visión de la realidad a sus ideas de pertenencia; y no solamente a la “alta cultura” a las (Bellas artes y a las Ciencias). La Cultura se construye socialmente es obra colectiva pero también lo es individual.

La cultura es la respuesta a las circunstancias adaptarse a estas, aprovecharlas o cambiarlas, modificarlas, superarlas, trascenderlas. Lo que se denomina como cultura o realidad de algún lugar de algún periodo es la expresión y voluntad de sus mayorías pero también de sus individuos, de sus disidentes de los sujetos para los que amanece antes y anochece después, los divergentes que duermen poco y sueñan mucho, los seres que sonríen cuando hacen reír a todos, los que meditan cuando las multitudes vociferan, los que alzan la voz en el silencio de las mayorías resignadas.

Sócrates es un ser siempre contemporáneo y de todo lugar donde la inteligencia sea apreciada, fue condenado y envenenado en el mundo de la mítica y democrática cultura clásica donde se dio el primer renacimiento de occidente al reconsiderar, reelaborar y sistematizar los antiguos conocimiento de Sumeria, Egipto y Persia.

Podemos conocer al singular Sócrates gracias a la memoria, a la imaginación y al pensamiento diferente del impar Platón.

Conocemos a Platón a través de los varios tamices de las múltiples traducciones e interpretaciones realizadas en nuestra extensa era por las mas diversas (visiones y versiones, a lo largo del tiempo) culturas.

En el principio de está, los hermeneutas de la Roma urbanizadora, del segundo renacimiento de occidente lo tradujeron del Griego al Latín.

En el luminoso medioevo, los holísticos humanistas de la civilización de la luna naciente en el tercer renacimiento de occidente tradujeron a Platón del Latín al árabe y en el ultimo siglo de este renacer los escolastas de la cristiandad lo tradujeron del Al-Ándalus al Latín eclesiástico.

En el cuarto Renacimiento de occidente de todos conocido, los humanistas de la sofisticada península itálica tradujeron a Platón de toda fuente disponible: Griego,

Latín, Árabe, Al-Andaluz, Latín clerical al Toscano (origen del Italiano de hoy) a esta etapa de reconsideración también se le conoce como Neo Platonismo y Renacimiento.

La cultura es: construcción interpretativa de costumbres y saberes que las comunidades y los individuos realizan en el tiempo.

Cultura es: legado, ser y estar, permanencia, evolución, trascendencia, pertinencia, identidad, y Proyecto.

El conocido conocedor Herbert Read desde su occidental perspectiva del concepto cultura adopta una posición considerada radical para los administradores de la cultura oficial, mas no para los generadores de la cultura universal.

Herbert Read Al diablo con la Cultura – Los síntomas de la decadencia – La protección colectiva de las artes. (En: LA CULTURA. Buenos Aires, Ed.Proyección, 1968. Pp. 21 – 47 / 95 – 100 / 101 – 107)

Comentarios y paráfrasis

AL DIABLO CON LA CULTURA

Con la cultura en cuanto aditamento. Con la cultura que se añade, como si fuera una salsa para hacer tolerable el platillo rancio y maloliente de la cotideanidad.

Eric Gill

Herbert Read esboza un conjunto de opiniones e inferencias en torno a la probable visión griega de ese fenómeno complejo que hoy día se denomina cultura.

H Read propone que en el lenguaje del sofisticado pueblo heleno no existía el equivalente de la palabra cultura. El complejo de etnias del egeo que hoy denominamos griegos produjo excelentes filósofos, edificadores, escultores, científicos y literatos, así como artesanos y estadistas, con la certeza de que su forma de vida era justa (dikaiosyne) estaban dispuestos a luchar por ella. Pero suponemos que nunca se les ocurrió pensar que poseían un artículo aparte – la cultura – artículo al que sus académicos podían estampar una marca de fábrica; artículo que seres de superior condición podían adquirir si disponían de tiempo y dinero suficientes; artículos que podían exportar, como los higos el aceite de olivo y las aceitunas, o la alfarería votiva, sus organizaciones sociales, sus leyes a lo países extranjeros. Ni siquiera llegaba a ser un invisible artículo de exportación; si es que existía, su existencia pasaba inadvertida pues era algo natural, tan instintivo como el habla, tan involuntario como el color de epidermis. Los hábitos, las tareas y los productos del día a día, sus placeres, sus esperanzas todo aquello que fue el modo de vivir helénico que hoy llaman la cultura de la Grecia clásica.

H Read infiere que fueron los romanos – el imperio urbanizador – los primeros grandes capitalistas de Europa – quienes convirtieron la cultura en mercancía. Empezaron por importarla ( de Grecia) y luego al hacerse autárquicos, lanzaron su marca de fábrica. A medida que iban expandiendo las fronteras de su imperio imponían su cultura ( visión de…) a las naciones conquistadas, la cultura Romana, su idioma, su literatura, su economía y sobre todo sus modales que fueron el espejo en el que se miraban los pueblos recién “civilizados”. Cuando Ovidio dice que un hombre (ser humano) es culto hay ya, implícita en ello la idea de algo refinado, pulido de un barniz extendido sobre la superficie de lo que – sin él – hubiera sido tosca, rustica humanidad. A un romano refinado como él no se le habría ocurrido la idea de que los artesanos de su época fuesen capaces de aportar cosa alguna a los más altos valores de la vida. Ni la aportaron tampoco, pues la alfarería romana, por ejemplo podrá ser culta, pero era tosca y sin gracia alguna.

H Read desde su particular perspectiva menciona que la cultura (versión romana) quedó sepultada durante la Alta Edad Media y que transcurrió mucho tiempo antes de que volviera a aflorar a la superficie. La época siguiente la Baja Edad Media, sólo tiene parangón con la antigüedad helénica; pero –hecho curioso- tampoco tuvo conciencia de su cultura. En el gremio de los (masones) arquitectos eran capataces de obras (y visualizadores); los canteros también eran escultores y albañiles; los ilustradores y los pintores, copistas. (su tarea era informar, comunicar y adoctrinar visualmente) Para referirse al arte no existían expresiones del género de “bellas artes”; arte era todo cuanto diese placer a la vista ( o causar terror a los pecadores no olvidemos las imágenes infernales ejemplo serían las góticas gárgolas, sus quimeras y bestiarios): una catedral, un candelabro, un tablero de ajedrez, una prenda, los atavíos, los relicario.

Pero la Edad Media llegó a su fin, y, con ella, el sistema corporativo (gremios) y la elaboración de objetos destinados al uso diario. Así, algunos individuos avispados por medio de la fuerza y la astucia empezaron a apoderarse de ciertas cosas, como las propiedades del clero, tierras comunales, y de yacimientos de minerales nobles y preciosos. Acaparando par si, de los medios y materiales de producción y distribución cobraban rentas e intereses por las tierras de cultivo y los cotos de caza, por el uso del agua y de los caminos y por los permisos para comercializar alimentos y artefactos, con lo cual incrementaron su poder político y económico, de esta manera nació el régimen capitalista y, de su mano, eso que se llamo “cultura”.

Segun H Read el vocablo “Cultura”, en el sentido que hoy se le da, apareció registrado por primera ves en 1510 en la Florencia del Renacimiento de los exitosos mercaderes en los albores del capitalismo.

Época conocida como el Renacimiento periodo en que la gente acaudalada e instruida ponía especial énfasis en atesorar objetos de la antigüedad (greco-romana) así como el rescatar, preservar y promover las representaciones (imágenes) y el pensamiento de los clásicos. La escultura, la cerámica, la joyería, la mueblería, y los manuscritos de ser cuasi reliquias se convirtieron en preciadas mercancías, los notables de esa época se empeñaron en el rescate (arqueológico) la reproducción o falsificación de objetos y edificaciones (“arquitectura” Neo clásica) y obras escultóricas, (Miguel Ángel Buonarroti) así como de la traducción de los autores clásicos “Neo Platonismo” aun hoy día se conservan esos gustos – y se acepta esa particular visión como el origen de la cultura oficial y global y el particular y elitista culto a lo manó facturado, a lo hecho a la medida de los privilegiados, a la obra única, a lo exclusivo.

En los inicios del siglo XIX y de la Revolución Industrial, se remplaza la producción artesanal, lo hecho a manó por su baja producción, imprecisión, lentitud y alto costo. El uso de maquinaria hace que se olviden las tradiciones arraigadas en la mente y los músculos del obrero manual y se cancele el decreto feudal de su marginación. Para dar lugar a las destrezas de la inteligencia industriosa, amén del ingenio innovador; para los neoluditas nostálgicos y conservadores las maquinas abolirían a la humanidad sin embargo todo el siglo XX nos a mostrado ese mega equivoco, gracias a la tecnología los bienes del conocimiento se pueden producir en mayor número, abatiendo costos y expandiendo su distribución y beneficios, abriendo puertas, amplificando potencialidades, ensanchando canales de distribución, anulando distancias, y multiplicando posibilidades para el trabajo creativo, la salud social, la educación incluyente, la vivienda digna, y la recreación inteligente.

La cultura es el conjunto de todas las formas de vida y expresiones de una sociedad determinada. Como tal incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestirse, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias. Desde otro punto de vista podríamos decir que la cultura es toda la información y habilidades que posee el ser humano. El concepto de cultura es fundamental para las disciplinas que se encargan del estudio de la sociedad, y del ser, en especial para la antropología, la sociología y el arte.

La UNESCO, en 1982, declaró: que la cultura da al ser la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el ser se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden.

Los orígenes del término se encuentran en una metáfora entre la práctica de alguna actividad (por ejemplo, el cultivo de la tierra, que es la agricultura) con el cultivo del espíritu humano, de las facultades intelectuales del individuo. En esta acepción se conserva aún en el lenguaje cotidiano, cuando se identifica cultura con erudición. De esta suerte, una persona “culta” es aquella que posee grandes conocimientos en las más variadas regiones del conocimiento.

El Siglo de las Luces (siglo XVIII) es la época en que el sentido figurado del término como “cultivo del espíritu” se impone en amplios campos académicos. Por ejemplo, el Dictionaire de l’Academie Française de 1718.

la cultura es un fenómeno distintivo de los seres humanos, que los coloca en una posición diferente a la del resto de animales. La cultura es el conjunto de los conocimientos y saberes acumulados por la humanidad a lo largo de sus milenios de historia. En tanto una característica universal, el vocablo se emplea en número singular, puesto que se encuentra en todas las sociedades sin distinción de razas, ubicación geográfica o momento histórico.

También es en el contexto del Iluminismo cuando surge otra de las clásicas oposiciones en que se involucra a la cultura, esta vez, como sinónimo de la civilización. Esta palabra aparece por primera vez en la lengua francesa del siglo XVIII, y con ella se significaba la refinación de las costumbres. Civilización es un término relacionado con la idea de progreso. Según esto, la civilización es un estado de la Humanidad en el cual la ignorancia ha sido abatida y las costumbres y relaciones sociales se hallan en su más elevada expresión. La civilización no es un proceso terminado, es constante, e implica el perfeccionamiento progresivo de las leyes, las formas de gobierno, el conocimiento.

1871, Edward B. Tylor publicó en Primitive Culture una de las definiciones más ampliamente aceptadas de cultura. Según Tylor, la cultura es… todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres, además de otros hábitos y capacidades adquiridos por los seres. La situación de la cultura en las diversas sociedades de la especie humana puede ser investigada según principios generales, por lo cual es un objeto apto para el estudio de las leyes del pensamiento y la acción del ser humano.

Definición funcionalista-estructural

La característica más peculiar del concepto funcionalista de cultura se refiere precisamente a la función social de la misma. El supuesto básico es que todos los elementos de una sociedad (entre los que la cultura es uno más) existen porque son necesarios. Esta perspectiva ha sido desarrollada tanto en la antropología y en la sociología, aunque sin duda, sus primeras características fueron delineadas involuntariamente por Émile Durkheim. Este sociólogo francés muy pocas veces empleó el término como unidad analítica principal de su disciplina. En su libro Las reglas del método sociológico (2002), planteaba que la sociedad está compuesta por entidades que tienen una función específica, integradas en un sistema análogo al de los seres vivos, donde cada órgano está especializado en el cumplimiento de una función vital. Del mismo modo en que los órganos de un cuerpo son susceptibles a la enfermedad, las instituciones y costumbres, las creencias y las relaciones sociales también pueden caer en un estado de anomia. Durkheim y sus seguidores, sin embargo, no se ocupan exclusiva ni principalmente de la cultura como objeto de estudio, sino de hechos sociales. A pesar de ellos, sus propuestas analíticas fueron retomadas por autores conspicuos de la antropología social británica y la sociología de la cultura de Estados Unidos.

Más tarde, el polaco Bronislaw Malinowski retomó tanto la descripción de cultura de Tylor como algunos de los planteamientos de Durkheim relativos a la función social. Para Malinowski, la cultura podía ser entendida como “una realidad sui generis” que debía estudiarse como tal (en sus propios términos). En la categoría de cultura incluía artefactos, bienes, procesos técnicos, ideas, hábitos y valores heredados (Thompson, 2002: 193). También consideraba que la estructura social podía ser entendida análogamente a los organismos vivos, pero a diferencia de Durkheim, Malinowski tenía una tendencia más holística. Malinowski creía que todos los elementos de la cultura poseían una función que les daba sentido y hacía posible su existencia. Pero esta función no era dada únicamente por lo social, sino por la historia del grupo y el entorno geográfico, entre muchos otros elementos. El reflejo más claro de este pensamiento aplicado al análisis teórico fue el libro Los argonautas del Pacífico Occidental (1922), una extensa y detallada monografía sobre las distintas esferas de la cultura de los isleños trobriandeses, un pueblo que habitaba en las islas Trobriand, al oriente de Nueva Guinea.

Dentro del tipo de ideas introducidas por Steward, cabe señalar el materialismo cultural propugnado por Marvin Harris y otros antropólogos estadounidenses. Esta corriente puede ser asimilida a una forma de ecofuncionalismo en el que se encajan ciertas divisiones introducidas por Marx. El materialismo cultural entender la evolución cultural y la configuración de las sociedades depende básicamente de condiciones materiales, tecnológicas e infraestructurales. El materialismo cultural establece una división tripartita entre grupos de conceptos que atiende a su relación causal. Esas grupos se llaman infraestructura (modo de producción, teconología, condciones geográficas, …) estructura (modo de organización social, estructura jerárquica, …) y supraestructura (valores religiosos y morales, creaciones artísticas, leyes, …).

Industria cultural

Es la cultura que está, como un mercado, sujeta a las leyes de la oferta y la demanda de la economía capitalista

Taxonomía: la cultura se clasifica, de acuerdo a las siguientes definiciones

· Tópica: La cultura consiste en una lista de tópicos o categorías, tales como organización social, religión, o economía.

· Histórica: La cultura es la herencia social, es la manera que los seres humanos solucionan problemas de adaptación al ambiente o a la vida en común.

· Mental: La cultura es un complejo de ideas, o los hábitos aprendidos, que inhiben impulsos y distinguen a la gente de los demás.

· Estructural: La cultura consiste en ideas, símbolos, o comportamientos, modelados o pautados e interrelacionados.

· Simbólico: La cultura se basa en los significados arbitrariamente asignados que son compartidos por una sociedad.

· También es una serie de personas que hacen cosas iguales (Extraído de John H. Bodley, An Anthropological Perspective)

· La cultura puede también ser clasificada del siguiente modo:

· Según su extensión:

· Universal: cuando es tomada desde el punto de vista de una

· abstracción a partir de los rasgos que son comunes en las sociedades del mundo. Por Ej. El saludo.

· Total: conformada por la suma de todos los rasgos particulares a una misma sociedad.

· Particular: igual a la subcultura; conjunto de pautas compartidas por un grupo que se integra a la cultura general y que a su vez se diferencia de ellas. Ej. Las diferentes culturas en un mismo país.

· • Según su desarrollo:

· Primitiva: aquella cultura que mantiene rasgos precarios de desarrollo técnico y que por ser conservadora no tiende a la innovación.

· Civilizada: cultura que se actualiza produciendo nuevos elementos que le permitan el desarrollo a la sociedad.

· Analfabeta o pre-alfabeta: se maneja con lenguaje oral y no ha incorporado la escritura ni siquiera parcialmente.

· Alfabeta: cultura que ya ha incorporado el lenguaje tanto escrito como oral.

· Según su carácter dominante:

· Sensista: cultura que se manifiesta exclusivamente por los sentidos y es conocida a partir de los mismos.

· Racional: cultura donde impera la razón y es conocido a través de sus productos tangibles.

· Ideal: se construye por la combinación de la sensista y la racional

· Según su dirección:

· Posfigurativa: aquella cultura que mira al pasado para repetirlo en el presente. Cultura tomada de nuestros mayores sin variaciones. Es generacional y se da particularmente en pueblos primitivos.

· Configurativa: cultura cuyo modelo no es el pasado, sino la conducta de los contemporáneos. Los individuos imitan modos de comportamiento de sus pares y recrean los propios.
Prefigurativa: aquella cultura innovadora que se proyecta con pautas y comportamientos nuevos y que son válidos para una nueva generación y que no toman como guía el modelo de los padres a seguir pero si como referentes

INVESTIGACIÓN

Cultura

La cultura es el conjunto de todas las formas y expresiones de una sociedad determinada. Como tal incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias. Desde otro punto de vista se puede decir que la cultura es toda la información y habilidades que posee el ser humano. El concepto de cultura es fundamental para las disciplinas que se encargan del estudio de la sociedad, en especial para la antropología y la sociología.

Origen del Término

Los orígenes del término se encuentran en una metáfora entre la práctica de alguna actividad (por ejemplo, el cultivo de la tierra, que es la agricultura) con el cultivo del espíritu humano, de las facultades sensibles e intelectuales del individuo. En esta acepción se conserva aún en el lenguaje cotidiano, cuando se identifica cultura con sensibilidad. De esta suerte, una persona “culta” es aquella que posee grandes conocimientos en las más variadas regiones del conocimiento.

El término cultura proviene del latín cultus que a su vez deriva de la voz colere que significa cuidado del campo o del ganado. Hacia el siglo XIII, el término se empleaba para designar una parcela cultivada, y tres siglos más tarde había cambiado su sentido como estado de una cosa, al de la acción: el cultivo de la tierra o el cuidado del ganado (Cuche, 1999: 10), aproximadamente en el sentido en que se emplea en el español de nuestros días en vocablos como agricultura, apicultura, piscicultura y otros. Por la mitad del siglo XVI, el término adquiere una connotación metafórica, como el cultivo de cualquier facultad. De cualquier manera, la acepción figurativa de cultura no se extenderá hasta el siglo XVII, cuando también aparece en ciertos textos académicos.

También es en el contexto de la Ilustración cuando surge otra de las clásicas oposiciones en que se involucra a la cultura, esta vez, como sinónimo de la civilización. Esta palabra aparece por primera vez en la lengua francesa del siglo XVIII, y con ella se significaba la refinación de las costumbres. Civilización es un término relacionado con la idea de progreso. Según esto, la civilización es un estado de la Humanidad en el cual la ignorancia ha sido abatida y las costumbres y relaciones sociales se hallan en su más elevada expresión. La civilización no es un proceso terminado, es constante, e implica el perfeccionamiento progresivo de las leyes, las formas de gobierno, el conocimiento. Como la cultura, también es un proceso universal que incluye a todos los pueblos, incluso a los más atrasados en la línea de la evolución social. Desde luego, los parámetros con los que se medía si una sociedad era más civilizada o más salvaje eran los de su propia sociedad. En los albores del siglo XIX, ambos términos, cultura y civilización eran empleados casi de modo indistinto, sobre todo en francés e inglés (Thompson, 2002: 186).

Socialización de la Cultura

La importante aportación de la psicología humanista de por ejemplo Erik Erikson con una teoría psicosocial para explicar los componentes sociocultural del desarrollo personal.
Cada miembro de la especie podría acceder a ella desde una fuente común, sin limitarse, ejemplo de ello: el conocimiento transmitido por los padres.
Debe poder ser incrementada en las ulteriores generaciones.
Ha de resultar universalmente compartible por todos aquellos que poseen un lenguaje racional y significativo.

Así, el ser humano tiene la facultad de enseñar al animal, desde el momento en que es capaz de entender su rudimentario aparato de gestos y sonidos, llevando a cabo nuevos actos de comunicación; pero los animales no pueden hacer algo parecido con nosotros. De ellos podemos aprender por la observación, como objetos, pero no mediante el intercambio cultural, es decir, como sujetos.

Elementos de la Cultura

La cultura forma todo lo que implica transformación y seguir un modelo de vida. Se dividen en:
A) Concretos o materiales: fiestas, alimentos, ropa (moda), arte plasmado, construcciones arquitectónicas, instrumentos de trabajo (herramientas), monumentos representativos históricos.
B) Simbólicos o espirituales: creencias (filosofía, espiritualidad/religión), valores (criterio de juicio moral y/o ética), actos humanitarios, normas y sanciones (jurídicas, morales, convencionalismos sociales), organización social y sistemas políticos, símbolos (representaciones de creencias y valores), arte (apreciación), lenguaje (un sistema de comunicación simbólica), tecnología y ciencia.

Dentro de toda cultura hay dos elementos a tener en cuenta:
A) Rasgos culturales: porción más pequeña y significativa de la cultura, da el perfil de una sociedad. Todos los rasgos se transmiten siempre al interior del grupo y cobran fuerza para luego ser exteriorizados.
B) Complejos culturales: contienen en si los rasgos culturales en la sociedad.

Cambios Culturales

Los cambios culturales: son los cambios a lo largo del tiempo de todos o algunos de los elementos culturales de una sociedad (o una parte de la misma).
Enculturación: es el proceso en el que el individuo se culturiza, es decir, el proceso en el que el ser humano, desde que es niño o niña, se culturiza. Este proceso es parte de la cultura, y como la cultura cambia constantemente, también lo hacen la forma y los medios con los que se culturaliza.
Aculturación: se da normalmente en momento de conquista o de invasión. Es normalmente de manera forzosa e impuesta, como la conquista de América, la invasión de Iraq. Ejemplos de resultados de este fenómeno: comida (potaje, pozole), huipil. El fenómeno contrario recibe el nombre de deculturación, y consiste en la pérdida de características culturales propias a causa de la incorporación de otras foráneas.
Transculturación: intercambiar formas de ser, en la que se percibe que no existe una cultura mejor que otra: se complementan. Es voluntaria (ej: anglicismos: fólder, chequear, líder; hacer yoga).
Inculturación: se da cuando la persona se integra a otras culturas las acepta y dialoga con la gente de esa determinada cultura.
socialización cultural esta da la forma de organización de las personas en sus diferentes culturas haciendo asamblanza a la gente pasada o a algo nuevo que se convierta tradicional en diferente cultura.

MI  OPINIÓN

Hablando de cultura, es una palabra la cual la mayoría de las personas mo saben darle la conotación correcta. Pero tal vez no sea realmente culpa de las personas, sino de la misma palabra, debido a sus multifaceticos conceptos.

Una de las más comunes y más utillizadas, es la que se deriva como el comportamiento generalizado de un sector específico, tomando en cuenta varios factores, que pueden ser variantes de todo tipo.

Hoy en día una de las polémicas más grandes acerca de la cultura, es la del mexicano queriendo ser estadounidense, así como querer comportarse como ellos, adaptando su cultura hacia nosotros. Otros opinan en que esta es una mala conducta de las personas queriendo imitar, y con esto dan a conocer su rechazo ante la su propia cultura.

Sin embargo no se dan cuenta que esa es la nueva cultura mexicana, el rechazo ante nosotros, el querer se alguien más, somos unos “wannabe´s” generalizados. Algo que lamentarnos pero que primero necesitamos aceptar, para así entrentar y poder comenzar un nuevo camino.


About this entry